La formación como herramienta de fidelización

Usted está aquí

Según datos disponibles en diferentes Consultoras de Información, las empresas españolas invirtieron de promedio el año pasado 300 Euros en Formación por trabajador. Esta inversión ha sido desigual para según qué sectores, siendo el de la Energía (800 Euros persona/año), las empresas Financieras (750 Euros persona/año) y las de Telecomunicaciones (alrededor de 700 Euros persona/año) las que figuran primeras en el ranking. Si nos quedamos con este último dato que correspondería a nuestro sector, podríamos estar hablando en el mejor de los casos de 70 horas/año de capacitación por trabajador, tiempo que se puede considerar insuficiente si tenemos en cuenta la dificultad del entorno.

Creo que casi todos estamos de acuerdo en que la Formación no es un gasto sino una inversión y que la capacitación del personal, quizá el activo mas importante de nuestras empresas, está directamente relacionada con la eficacia y la calidad de servicio que damos a nuestros clientes, lo que se suele traducir en cifra de negocio y rentabilidad. Aún así, muchos se preguntan, ¿verdaderamente merece la pena invertir en formación?; si lo hacemos, ¿no corremos el riesgo de que los bien formados se vayan por su preparación?. Seguro que cada uno tendría una opinión al respecto pero no nos vendría mal reflexionar sobre cifras estadísticas elaboradas por expertos consultores en RRHH que, sin ningún género de dudas, afirman que “entre los empleados cuya empresa no invierte en formación, hasta un 41% de ellos piensa en abandonarla en algún momento. En las que sí ofrecen formación, baja hasta un 11%”. Según estos datos formar a las personas aumenta el nivel de permanencia en la empresa en contra del extendido mito del abandono, siendo un gran error caer en la mediocridad y no aprovechar el talento de aquellas personas que lo tienen. Evitar la obsolescencia en los conocimientos de sus empleados debería ser una de las máximas preocupaciones de la gerencia de una compañía si quiere desarrollar eficacia, eficiencia y garantizar la rentabilidad de su negocio.

En este sentido en Masscomm se ha apostado por la formación continua con el objetivo de generar valor añadido a toda la gama de productos y servicios que ofrecemos. A veces esto requiere un sobre esfuerzo individual que puntualmente puede generar conflicto, pero estamos convencidos de que la preparación del personal constituye una de las mejores inversiones y confiamos que también se convierta en una buena fuente de bienestar para la organización. Por otro lado esta cultura formativa tratamos de trasladarla a nuestros colaboradores, planificando mensualmente cursos de formación de todos los productos del portfolio y de la que damos puntualmente detalle en esta revista. También intentamos poner nuestro granito de arena para facilitar el reciclaje del personal de los Distribuidores, procurando en todo momento que la inversión en formación no resulte gravosa. Nuestra última iniciativa ha sido organizar en la Delegación de Madrid un taller semanal (en principio todos los viernes por la mañana) que se ha bautizado con el nombre de “mañanaTIC´s”, desde el que pretendemos mantener un contacto regular con gerentes, comerciales y técnicos de las empresas Distribuidoras con objeto de trasladarles de una forma mas directa y dinámica los cambios y novedades que se vayan produciendo en nuestro portfolio de productos.

Para nosotros es obvio que si se quiere competir con éxito en nuestro sector las empresas deben desarrollar capacidades tecnológicas de acuerdo con las necesidades de un mercado cada vez mas cambiante. La inversión en la formación del personal es un factor clave del progreso y la motivación de las personas y por ende de sus resultados. A pesar de las dificultades económicas por las que atravesamos, creo que merece la pena poner estos principios en valor.

Un cordial saludo

José Miguel Morillo

Director de Cuentas Nacional de Masscomm Innova

Votar: 
Sin votos (todavía)